• 003
  • 002
  • 001

DONDE LA ORACIÓN SE HACE MISERICORDIA

villateresita 2Tenía el corazón encendido y atentos los oídos, mientras servía a los niños tuberculosos del hospital, ¿De quién eran aquellos gritos? -se preguntaba Isabel-. Aquel clamor se clavaba en su corazón -“¿Quiénes son?”- preguntó -“son unas mujeres malas”- fue la respuesta. Entonces descubrió que había un pabellón aparte cerrado bajo llave, aislado y sin relación con el exterior, en él estaban las mujeres enfermas de sífilis, prostitutas, muchas esperando la muerte porque no tenían curación, aún no existía la penicilina. Enseguida pensó en sus adentros –“Quiero visitarlas”– y después de muchas negativas, por su insistencia, consiguió que le abrieran la puerta. Al cruzar el umbral se encontró con una realidad desoladora, (enfermedad, soledad, desilusión, abandono, desamor en definitiva). Isabel se acercó, las miró con cariño y les dijo “me gustaría ser una amiga vuestra”. Aquellas mujeres la recibieron sorprendidas, su presencia irradiaba algo nuevo, tenía entrañas de misericordia y llevaba entre sus manos la frescura del Evangelio.


Así inició su relación con las primeras “chicas”, una relación de amistad, de cercanía, de encuentro, que fue transformando su vida. Traspasó el umbral de la puerta y con él el umbral de sus seguridades, de sus proyectos para imbuirse en el Plan de Dios. De este modo se inició un camino de búsqueda, de descenso. En 1942, en Pamplona, criticada e incomprendida por su entorno social pero fuertemente sostenida por el Espíritu, comienza Isabel Garbayo su andadura, y abre la primera “Villa Teresita”, el primer hogar, un lugar de esperanza para los últimos y pequeños, una comunidad de mujeres consagradas a Dios y a los más pobres.

Es temprano y la comunidad se levanta para dar gracias y adorar a Su Señor, El Amado nos espera. Solo Él sostiene nuestra vida. Invocamos al Espíritu y esperamos que Su Fuerza nos renueve el corazón y nos envíe, de nuevo, hoy a las calles para ser testimonio y anuncio de su Amor con nuestras pequeñas vidas (Lc 4,18-19). En silencio escuchamos Su Palabra, dejamos que nos empape Su Evangelio y unidas a toda la Iglesia, rezamos la oración de Laudes.

Resurrección

¡Cómo hablar de Ti! ¡Cómo expresar que estás vivo! ¡Que no eres un fantasma!
Esta mañana al despertarme has vuelto a abrazarme con Tu presencia. Tú me has levantado, yo no tenía fuerzas. En mi comunidad, esta pequeña fraternidad de vida compartida, la vida me sabe a Ti, a Buena Noticia. A pesar de las injusticias y situaciones sin aparente salida, siempre tu Vida es más fuerte.

Miro el rostro de Mina y veo la resurrección. Cuando vino a casa hace un año no podía ni levantar la vista. Llegó encorvada, acostumbrada a sufrimientos, con un niño y una historia de sometimiento a sus espaldas. Ahora se ha puesto de pie, sus ojos brillan.... No es que ya no tenga problemas, es que antes estaba muerta y ahora vive. ¡Hemos visto resucitar a tantas mujeres en esta casa!
Son los últimos, los que andan envueltos en pobreza (Mt 25,31-46) y no tienen un futuro mínimamente asegurado ( ni comida en la nevera, ni un techo seguro, ni una familia cerca...) los que nos recuerdan una Presencia misteriosa: "El cuida de mi vida", "El me da fuerzas cada día" "!Si no fuera por El!"

Está vivo y camina en medio de nosotr@s. Lo puedes tocar, aún lleva las marcas de la cruz. ¿No te lo crees? Ven a contemplarlo con tus propios ojos.

Retazos de un diario de Adviento

Adentrarme en la vida. Saber mirar. Dejar que la Vida emerja:

Lunes

Me levanto sostenida por Ti. Tú das sentido a todo: la visita al hospital con Mary ( llegó a casa hace unos días con su pequeño Manuel, escapando de las redes de la prostitución. sin hablar español ni entender siquiera el tratamiento de su niño gravemente enfermo, pero con la esperanza de una vida más digna); hacer la comida; escuchar a Juan que acaba de salir de la cárcel y sueña con un futuro distinto; estar un rato Contigo, en silencio; acoger a Linda, que acaba de llegar a la casa, sin nada, pero con deseo de levantarse de su postración, de ponerse en pie; los besos y abrazos de Manuel; la oración de vísperas al acabar el día, dando gracias; la cena y el descanso junto a mis hermanas de comunidad......!está tan preñada la realidad de Tu presencia!

Martes

Te presentas en fragilidad y pequeñez, ocultamente...... El Reino avanza (se acerca la Navidad). Ciegos que ven, cojos que andan, enfermos que son visitados, presos que se quedan libres, hambrientos que comen, ¡pobres que experimentan la buena noticia...! Toni, Joy, MªCarmen, Mary, Blessing, Fran,... la salvación se alumbra desde abajo, ¡Ven Señor Jesús!

Miércoles

Son las 2:20 de la madrugada, vengo del Polígono de Villaverde ( donde se ejerce prostitución). Frío, desolación, "trafico de sufrimiento". Marlen decía: " creen que estamos aquí porque nos gusta, que ganamos mucho dinero. ¡No saben de nuestro dolor!. Al principio lloraba sin parar. En Ecuador dejé a mis hijos, el pequeño con un año. Con todo, Dios me da fuerza para seguir adelante "

Jueves

Estas últimas noches vienes a "arroparme" y descanso todo en Ti, en tus manos. Cada vez es más fuerte tú llamada. "Allana, preparame el camino que vengo. Quiero vivir en tu casa, encontrar en ti mi posada..."

Viernes

Esta tarde hemos ido al hospital a visitar a una mujer africana que ingresó apaleada, desnutrida, enferma... y no tiene a donde ir. Su rostro, su mirada triste ha ido cambiando a lo largo de la conversación, sus ojos han empezado
a brillar. Su cuerpo que estaba encogido se ha ido soltado, abriendo a la vida. Se llama Sandra. Mañana vendremos a por ella. ¡bienvenida a casa!

Domingo

Hemos disfrutado este mediodía con las chicas, la comida de los domingos se parece a aquel banquete de profeta Isaías: de todos los países y colores, sin "etiquetas", ( ni prostituta, ni toxicómana, ni enferma mental ,ni sin techo, ni inmigrante sin papeles...): Sandra, Joy, María, Silvia, Esther..... con sabor a familia, a fraternidad del Reino. !festejando al Dios de la vida, siempre más fuerte!

Comunidad Villa Teresita