• 003
  • 002
  • 001

Hágase en mi según tu reino

TestimonioComo dice la canción de Ain Karen, “Hágase en mí según tu sueño”, y fue precisamente eso, un sueño hecho realidad lo que me hizo decirle sí a Dios.

Alguien me dijo que la vocación es el sueño de amor de Dios para cada uno de nosotros ¡qué bonito, verdad? Pues para mí, ese sueño de Amor se llama Villa Teresita.

Soy enfermera y trabajaba con niños enfermos de cáncer, lo que me hacía tener la muerte continuamente delante de mí y a la vez preguntarme sobre la vida, sobre cómo quería vivir. Con esa pregunta en el fondo y con el deseo, como creyente, de encontrar el sueño de Dios, conocí Villa Teresita. Una pequeña comunidad que comparte la vida con mujeres a las que les ha tocado sufrir de todo en sus carnes, con mujeres de esas que dice el Evangelio que nos precederán en el Reino de los cielos.

Esa es nuestra vida; una puerta abierta a todas aquellas que necesitan acogida y calor, una mano tendida a las que en la calle siguen sufriendo la noche y una mesa compartida con todas. Y es ahí en lo pequeño y cotidiano de nuestra vida, donde emerge el Reino. Donde llegan tantas mujeres que aún vivas, parecen muertas por los embates de la vida y donde desde el cariño, la vida común y el aprendizaje mutuo se van levantando de sus cenizas y resurgiendo a una vida nueva. No os podéis imaginar a cuántas muertas he visto que Dios da nueva vida.

Ese es el Reino en que cabemos todos, en que no hay países, ni apellidos despectivos, sino una casa, una mesa, un Padre común. Es ahí, en esa vida compartida donde he descubierto el sueño de Dios, un sueño de vida y felicidad para todos, especialmente para quien menos tiene.

Lo único que os puedo decir es que a pesar del vértigo que da decir sí a Dios, lo que pasa es que te llenas de vida y que como María solo puedes aceptar y cantar agradecida.

Canción "Fíate":