Quiénes Somos



Somos una pequeña fraternidad de vida consagrada. Llamada a vivir el amor de Jesús entre los más pobres, y ser por la fuerza de Su Espíritu presencia de  misericordia en sus vidas.

'fraternidad de mujeres'

Nos conocen familiarmente por “Villa Teresita”: Un hogar de esperanza donde vivir con sencillez, de la mano de Santa Teresita del niño Jesús, la espiritualidad de la confianza, la pequeñez y el abandono en Dios.

El nombre de nuestro Instituto es Auxiliares del Buen Pastor-Villa Teresita, fundado en 1942. Somos misioneras de amor y esperanza, llamadas por Jesús para ayudarle en el cuidado de sus pequeños y ser una luz en la noche, liberación en la esclavitud, el aliento de una mano amiga en medio de la exclusión, la prostitución y la trata de seres humanos.

Es el Señor quien nos une en comunidad para formar familia, celebrando y anunciando Su Amor y la alegría del Evangelio.

Nuestra Historia

'Origenes Villa Teresita'

Nuestra historia es una historia de amor, un canto al Dios de la vida, al Dios que hace obras grandes en los pequeños y pobres.

Isabel Garbayo, nuestra fundadora, nació en 1905, era la más pequeña de una familia numerosa y acomodada de Pamplona.

Fue una mujer de corazón grande y de total confianza  en el Amor de Dios. Siempre vivió “abandonada en Él”. Tenía una experiencia fuerte del amor de Jesús y una profunda vida de oración. 

Desde muy joven intuye que su vida es para los demás, y se siente llamada a salir de su comodidad y ponerse al servicio de los últimos y excluidos. El Señor la fue preparando para escuchar el grito que nadie oía y responder a las mujeres más marginadas de su tiempo, dejándose tocar por su dolor, su soledad y la vida abocada a la prostitución y la muerte. 

Se dejó hacer por Dios y cambiando sus planes, confió en docilidad en lo que Él quería para ella. Escuchó la llamada del Señor y respondió con todo su ser, con todo su amor, haciendo vida el Evangelio.

La primera Villa Teresita

'primera Villa Teresita'

Isabel empujada por el Espíritu y desde la relación de amistad con las mujeres (muchas le expresaban el deseo de una vida nueva pero no tenían a donde ir),  fue trazando lo que sería el primer hogar Villa Teresita, un lugar en el que vivir como familia, en el que las últimas son las primeras, donde cada mujer es acogida y amada como un tesoro único y se experimenta la alegría del Evangelio. 

El 18 de marzo de 1942, víspera de S. José, confiada totalmente en Dios, abría la primera casa, la primera fraternidad.  

Nacía en la Iglesia una nueva Comunidad religiosa rostro del Dios del amor y la misericordia, contemplativa y orante, alegre y sencilla, amiga de los pobres, enviada a anunciar el Evangelio en las calles, cárceles, casas públicas, hospitales…. abriendo caminos de futuro y esperanza para las mujeres más pobres y marginadas pero preferidas a los ojos de  Dios.

Familia Villa Teresita

Cada día somos invitadas a crear fraternidad junto a los pobres, a entablar relaciones de cariño, confianza y amistad, especialmente con las mujeres y los niños con los que compartimos la casa, formando hogar. Somos familia de los que no la tienen, los que no cuentan, somos familia de Dios.

'familia Villa Teresita'

Aprendemos a amarnos, conviviendo y creciendo juntas; caminando en confianza,  sabiéndonos amadas y cuidadas por Dios; compartiendo luchas y esperanzas, haciendo fiesta y celebrando la Vida, que se abre paso siempre más allá de las dificultades, la opresión y el dolor. 

Todas; las hermanas de comunidad, las mujeres con sus niños, los laicos voluntarios y profesionales con los que compartimos la mision, nos sentimos parte del Carisma recibido como don para la Iglesia y agradecemos a Dios, Su Vida que se desborda en nuestra pequeñez y nos convierte en testigos privilegiados de Su Amor entre los más pobres.